1. Inicio
  2. Destacado
  3. SCOTT HENDERSON

SCOTT HENDERSON

The Guitar Hero

Nacido en 1954, el guitarrista norteamericano Scott Henderson, se forma en medio de apogeo del blues-rock en Estados Unidos. Sin duda, influenciado por Jimmy Page, Jeff Beck, Jimi Hendrix, Ritchie Blackmore y Albert King; Henderson crea un dinámico puente entre una estética blues-rock y una fuerte componente jazzística que lo llevará a convertirse en el Guitar Hero seguido por miles de fans en todo el mundo. Además de ser un músico de clase mundial y un compositor de primer nivel, la marca registrada de Scott es su tono particular y su sorprendente capacidad para combinar blues, rock, funk y jazz, creando una voz conmovedora y única en la guitarra. Luego de sus estudios de composición e instrumento en la Florida Atlantic University, Henderson se muda a Los Ángeles en 1980. Desde entonces, empieza una carrera al más alto nivel con artistas como Jean-Luc Ponty y Chick Corea. Joe Zawinul lo llamó para formar parte del Zawinul Syndicate, con quienes graba «The Immigration» y «Black Water». Pero el peso específico de Henderson debía necesariamente desembocar en una carrera como líder y en 1984, junto al bajista Gary Willis, forma la legendaria banda Tribal Tech, grabando diez álbumes aclamados por la crítica. En el 2012 lanzan X y realizan giras en Asia y Europa. Este será, desafortunadamente, el último álbum de la maravillosa banda. Ha sido premiado como mejor guitarrista jazz del mundo varias veces en su carrera, la última, en 2019. En ese año es premiado como mejor guitarrista del mundo y con su trío, como mejor grupo de Jazz Rock eléctrico contemporáneo por la prestigiosa Jazz Time. Después de una pausa de algunos años con el mítico HBC The Super Trío, junto a Dennis Chambers y Jeff Berlin, hoy en día Henderson se ha focalizado en su trío, único proyecto que lleva a cabo con el cual ha tocado en todo el mundo. Su música refinada, que tiene un ejército de fan incondicionales, marca indeleblemente el mundo del jazz internacional de los últimos 40 años.

Probablemente, toda tu vida la has dedicado a la música. ¿Recuerdas cuándo y en qué circunstancias entendiste que la música era tu futuro?

Tenía alrededor de 12 años cuando escuché a Led Zeppelin en la radio.
Cuando escuché el solo de Jimi Page en «Whole Lotta Love», supe exactamente a qué me quería dedicar cuando fuera grande.

¿Cómo crees que un músico se convierte en una estrella internacional como tú?
Dejando de lado el obvio talento, ¿tenías algún tipo de plan o idea sobre los pasos a seguir? ¿Finalmente fue así?

Para cualquiera que entre en la industria del entretenimiento, no importa cuán talentoso seas, es útil tener habilidades para establecer redes de contactos; muchas veces se trata de estar en el lugar correcto en el momento adecuado. Fui a clubes en Los Ángeles y toqué, envié demos a músicos famosos y sellos discográficos, pero lo que realmente me ayudó fue conocer a Jeff Berlin mientras aún estudiaba, quien me pidió que tocara en su primer álbum Champion. Gracias a ese álbum, me escuchó más gente y comencé a conseguir conciertos con otros grandes músicos. La mayoría de los músicos de jazz comienzan como acompañantes, y así fue como yo también comencé. Esos conciertos y grabaciones en proyectos de otros me ayudaron a ser más conocido y, finalmente, a convertirme en el líder de unabanda.

Te has enfrentado a diversos estilos durante tu carrera, en discos tan diferentes como Tore Down House, Tribal Tech y, finalmente, en el trabajo con tu trío. Has transitado por estilos cercanos al blues, al jazz rock, has hecho una investigación personal más profunda, sin mediaciones con estilos fáciles de escuchar. ¿Fue la decisión correcta, después de varios años en ese camino?

No creo que mi nueva música sea más difícil de escuchar que mi primer álbum en solitario, Spears. Sucesivamente hice algunos discos de blues mucho menos complejos, pero lo mío siempre ha sido mezclar diferentes estilos e intentar llegar a una música que suene original. Amo la armonía y me doy cuenta de que la armonía compleja puede alienar a las personas que esperan gustar de algo la primera vez que lo escuchan. Probablemente mi música no sea para ellos. Algunos de mis álbumes favoritos, como Atlantis de Wayne Shorter, me fueron muy difíciles de escuchar la primera vez, pero cada vez que lo fui haciendo, descubrí cosas nuevas que no había notado antes; ahora es uno de mis álbumes favoritos. Sentí lo mismo sobre «Birds of Fire» de la Mahavishnu Orchestra, el primer disco que escuché de ellos. Creo que hay suficiente blues y rock en mi música para que cualquier fanático de la música pueda disfrutar, pero también hay mucha armonía que puede requerir escuchar un tema varias veces para apreciarla por completo.

¿Qué es el tono para ti? Eres muy estricto al respecto…

Guitarra eléctrica y distorsión… ¡Wow!, hay un millón de formas de arruinarlo. Admiramos a nuestros guitarristas de rock favoritos, no solo por la forma en que tocan, sino también por la forma en que suenan. Los gigantes del rock como Jimi Hendrix y Jeff Beck no se hicieron famosos por tener mal tono. Es difícil describir un buen tono con palabras, en realidad es más fácil describir un mal tono. Frecuencias que lastiman sus oídos, sonidos difusos y quebradizos como las uñas en una pizarra. Algo tiene que ver con el equipo, pero mucho está en las manos del músico y en cómo tocan el instrumento. Créanme, hay guitarristas famosos con un tono horrible y aunque son aceptados en la comunidad musical como buenos intérpretes, son ridiculizados en la comunidad de la guitarra por su mal tono. Me niego a ser uno de ellos. También debo mencionar que un buen tono inspira una buena interpretación. Los músicos que se preocupan por su tono a menudo tocan las notas que tocan gracias a su tono. El difunto Joe Zawinul es un ejemplo perfecto de un músico que tocó lo que tocó gracias a los sonidos que lograba usar. Además, aun siendo un tecladista, estaba muy interesado en el tono de los guitarristas.

¿Hay algún músico joven que te guste, alguien que podría ser el próximo “Scott Henderson”?

¡Realmente no sé por qué alguien querría hacerse eso a sí mismo! (Ríe). No, no he escuchado a ningún guitarrista joven que me haya impresionado con sus composiciones. Sin embargo, hay muchos jóvenes que tienen habilidades increíbles y dejan la vara muy alta. Para mí es a veces triste verlos usar su increíble talento al servicio de la música cursi de otraépoca.

¿Es posible identificar la colaboración más interesante y rica que has tenido a lo largo de tu carrera?

Una vez más, esa colaboración sería la de Joe Zawinul, ampliamente el músico más grande e innovador con el que he trabajado. El compositor más talentoso y el intérprete más melódico. Descansa en paz, Joe.

¿Qué habrías echo en tu vida si no te dedicaras a la música?

Siempre me ha gustado mucho el cine; imagino que hubiera sido actor o escritor, ¡tal vez, incluso director!

Cuéntanos de una cosa que te guste de tu profesión y de otra que simplemente odies.

Lo que más me gusta es estar en mi estudio con todos mis sonidos a disposición y trabajar en un álbum. Es un proceso muy creativo y muy divertido. También disfruto mucho tocar en el escenario; es un placer llevar tu música, en vivo, a tu público. Hay dos cosas que odio, ambas por la misma razón. Odio volar el mismo día del concierto, porque me afecta mucho a los oídos, en especial a las trompas de Eustaquio; después de un vuelo, mis oídos no vuelven a la normalidad rápidamente como la mayoría de la gente. Incluso haciendo baños con mucho vapor o tapándome la nariz para hacer presión, no siempre funciona y tengo que tocar en el concierto sin escuchar a cabalidad, con un tono que escucho horrible. Además, cuando volamos, no podemos usar nuestro propio equipo y detesto cuando no obtengo el equipo que pedí, o cuando el equipo está en malas condiciones. Eso también afecta mi tono y me hace sentir que estoy decepcionando a mi público.

¿Qué sabes de los músicos de jazz latinoamericanos?, ¿hay alguien con quien te gustaría colaborar?

No colaboro en discos con otros músicos porque ya me cuesta bastante trabajar en mis propios discos, pero definitivamente hay algunos grandes músicos sudamericanos como Christian Galvez, Pedro Martins, Luis Salinas y muchos otros.

Foto de portada: Clara Salina

Menú